lunes, 13 de septiembre de 2010

¿POR QUÉ TRABAJAMOS POR PROYECTOS?

Siguiendo a Kilpatrick definimos los PROYECTOS como: “una actividad previamente determinada, cuya intención dominante es una finalidad real que oriente los procedimientos y les confiera una motivación... Es una actividad intencionada, realizada en situación social”.
           El Lema de los proyectos es “Para la vida por la vida”. Esto requiere que la actividad del alumno tenga un significado vital para él/ella y un propósito: debe ser intencionada.
         En los proyectos los niños y niñas no aprenden de modo fragmentado, sino globalmente y a partir de las situaciones de la vida cotidiana. El objetivo de la educación desde este enfoque no es la adquisición mecánica de contenidos sino la ejercitación de los procedimientos precisos para aprender de modo autónomo.
Los proyectos se sitúan dentro de una concepción constructivista de la enseñanza-aprendizaje y suponen una respuesta a la necesidad de organizar los contenidos desde la perspectiva de la globalización, creando situaciones de actividad en las que los niños y niñas se inician en el aprendizaje de unos procedimientos que los ayudan a organizar, comprender y asimilar la información.
Con el método de proyectos nos proponemos:
1.     Que los alumnos y alumnas logren una situación auténtica de experiencia en la que estén verdaderamente interesados e interesadas
2.    Que las actividades tengan propósitos definidos
3.    Que el pensamiento sea estimulado
4.    Que el alumnado observe para utilizar los recursos.
5.    Que los resultados del trabajo sean algo concreto
6.    Que el alumnado tenga oportunidad de comprobar sus propias ideas a través de la aplicación de las mismas

      Las consecuencias del trabajo por proyectos son:        
                 
1.     Las maestras no consideramos las nociones y conocimientos como algo fijo sino como algo funcional y dinámico
2.    La clasificación por áreas o ámbitos de experiencia es difusa. En la escuela se realizan actividades que implican: dialogar, escribir, medir, anotar, decorar, orientarse...
3.    No es necesario un horario fijo para cada uno de estos conocimientos aislados
4.    La escuela debe proporcionar cultura a la sociedad en la que vive y podrá adaptarse así mejor al ambiente.

     Las etapas en el desarrollo de un proyecto son:        
                 
1.     Descubrimiento de una situación (motivación)
2.    Definición y formulación del proyecto ¿Qué sabemos?, ¿Qué queremos saber? ¿Cuál es el proyecto?
3.    Planeamiento y compilación de datos  ¿Qué podemos hacer para aprenderlo?. Nos informamos (ayudados por Lucas el curioso)
4.    Ejecución. Ponemos en marcha el plan. ¿Cómo mostramos lo que ya sabemos? Fichas y trabajos del proyecto. Talleres
5.    Evaluación del proyecto  ¿qué hemos aprendido?
                                 
Los PROYECTOS que proponemos a los alumnos y alumnas están decididos en equipo de ciclo o nivel, requieren contenidos de distinto tipo y de todas las áreas que simultaneamos con otras actividades necesarias para alcanzar todos los objetivos del currículo y que no es conveniente globalizar. Así planificamos actividades dirigidas y/o libres y que al mismo tiempo pueden estar o no estrechamente relacionadas con el contenido del proyecto.
v  Actividad física y mental de los niños y niñas
Es una de las fuentes principales del aprendizaje y de su desarrollo. Esta actividad tiene un carácter CONSTRUCTIVO en la medida que a través del JUEGO, la ACCIÓN y la EXPERIMENTACIÓN los niños y niñas descubren propiedades y relaciones y van construyendo sus conocimientos. 
Hay que evitar la falsa diferenciación entre juego y trabajo escolar organizando el aula por:
RINCONES DE ACTIVIDAD.

v  El juego
En los Rincones de actividad alumnos y alumnas  interactúan entre ellos, experimentan, manipulan, planifican, observan, piensan, ponen en práctica sus ideas e hipótesis previas, dialogan, llegan a acuerdos... en definitiva aprenden actuando y en dicha acción van de la mano juego y trabajo.      

v  Ambiente cálido. Acogedor y seguro
Los aspectos afectivos y de relación son muy importantes en Educación Infantil. Nos parece imprescindible la creación de un ambiente cálido, acogedor y seguro. Los niños y niñas se sienten queridos y las profesoras intentamos, en todo momento, establecer con ellos y ellas una relación personal de calidad, que les trasmita la confianza y seguridad necesarias para su desarrollo personal.
v  Interacción entre los niños y niñas
El encuentro y la interacción con los iguales es una fuente de experiencias y aprendizaje determinante en el desarrollo y educación de nuestros alumnos y alumnas constituyendo un recurso metodológico imprescindible.
Organización Espacial
El  aula está organizadas por RINCONES.  Los RINCONES DE ACTIVIDAD son: “lugares donde el niño, sólo o en grupo, libre o dirigido, realiza unas actividades determinadas.
        Esta distribución del espacio  permite adecuarse a las necesidades de los niños y niñas. Contamos con un espacio de encuentro del gran grupo y en el que realizamos muchas actividades en común: la Asamblea; con pequeños espacios: Los rincones, en los que los niños y niñas realizan actividades individuales o grupales y que les permiten relacionarse con los demás.
La selección, preparación y disposición de los recursos materiales así como su adecuación a los objetivos educativos son claves en la organización metodológica. 

Organización del Tiempo
La organización del tiempo es flexible, posibilita la adecuación a los ritmos de los niños y niñas  y respeta sus necesidades: afecto, actividad, relajación, comunicación, movimiento, experiencias directas con los objetos, descanso, alimentación...
 Las actividades se organizan partiendo de los ritmos biológicos y estableciendo rutinas cotidianas que contribuyen a estructurar la actividad de los niños y niñas y a la interiorización de unos marcos de referencia temporales.