lunes, 29 de agosto de 2016

¡COMENZAMOS! FELIZ CURSO 2016 - 2017



   Las vacaciones  de verano llegan a su fin. Creo que este tiempo en el que nos olvidamos de la rutina y nuestra vida es más relajada ha debido servir, no para desconectar, sino más bien para "reconectar". 

   Reconectar con nosotros mismos y con las personas que queremos y nos quieren ,ofreciéndonos momentos para el disfrute que la velocidad de la vida cuando estamos trabajando, la prisa por llegar a todo, el cansancio de la rutina... a veces no nos dejan.  Hay que saber descansar para luego estar a la altura cuando regresamos.

" El arte de descansar es una parte del arte de trabajar"
John  Steinbech

   Comenzar un nuevo curso ha de convertirse en una fuente de ilusión, de felicidad ante el reto de nuevos proyectos y de ver la oportunidad de seguir creciendo y convirtiéndonos en mejores personas.

Poner "un toque de humor" en una primera reunión de familias puede ser un buen comienzo
   Los docentes tenemos la gran suerte de trabajar en algo que nos da la oportunidad de enseñar  de vez en cuando, pero de aprender cada día y eso es algo maravilloso.

   Nuestra vida se marca por "septiembres", así son nuestros años, el mío desde luego. Enero significa otro comienzo, pero septiembre es el tiempo de EMPEZAR que siempre se acompaña de esa pequeña ansiedad ante lo desconocido, de excitación ante lo nuevo : "¿Qué me deparará este curso?"

   Este septiembre para mi señala el comienzo de andadura con una nueva promoción, nuevos niños y niñas, nuevas familias. El verano ha puesto sosiego en la tristeza de la separación de aquellos y aquellas a los que acompañé los últimos tres cursos y el corazón se llena de emoción y nervios ante lo que está por venir. Comentaba con alguien hace poco que "ellos y ellas siempre tienen tres años... yo, tres más cada vez", pero eso no es algo, realmente, que me preocupe, aunque sí me obliga a estar preparada física y mentalmente de la forma adecuada.

   No faltará quién intente poner pesimismo, intentando contagiar a los demás de lo mal que está todo, son esos y esas que llegan soñando con lo que queda para las próximas vacaciones y quejándose de lo cortas que se han hecho estas...Creo firmemente como decía el profesor Santos Guerra que" la actitud positiva y la ilusión no entraña la renuncia al realismo y al rigor en el análisis de cómo están las cosas. Tampoco significa conformismo ante la limitación de recursos, las carencias o los errores que vemos en la administración. La actitud positiva es una actitud inteligente que nos permite ser felices y hacer felices a los demás."

   Y a eso debemos ir, porque esa es nuestra misión: intentar que nuestros alumnos y alumnas sean felices, ofreciéndoles alegrías en el camino presente para llegar a ello.

"Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlo se dicen solas"
Woody Allen

   De manera que a dejar de decirlo, de escribirlo y... ¡A por ello!


¡FELIZ NUEVO CURSO DE HACER, DE SENTIR Y DE COMPARTIR EXPERIENCIAS POSITIVAS!




domingo, 7 de agosto de 2016

CUANDO NOS TRAÍA LOS CUENTOS EL "PAPÁ DE TAPITA"


Cuando llegué al colegio Virgen de la Paz  durante los tres años de la primera promoción que tuve, tuvimos un personaje especial que nos traía los cuentos " más maravillosos" que de vez en cuando aparecían en su saco: "EL MAGO LIMÓN"

    El saco del Mago Limón fue la adaptación que hice sobre una idea que leí en un artículo de la revista IN-FAN-CIA, la revista  que edita el equipo de Rosa Sensat y a la que estoy suscrita desde el número 2 , no queráis saber por cuál número va ya.. (IN-FAN-CIA educar de 0 a 6 años nº 38 "Las maletas viajeras del Mago Limón" de Mº Dolores Rial)


El Mago Limón



 ¡Hola a todos niños y niñas!
Yo soy el MAGO LIMÓN,
Vivo lejos, muy lejos,
en el país de la ilusión
en el que todo es amarillo
y sé cuentos a mogollón.
Sé cuentos de muchos colores,
de risas y travesuras,
de brujas y de aventuras, 
de rayas y de lunares
sin olvidar los de animales.
Sí, soy el mago Limón,
gordo como un melón 
con la nariz de cartón
y un sombrero muy molón.
Cualquier día cuando llueva o haga sol,
a mi saco llegará
un cuento para contar
y con el que podréis soñar.





   Escuchar la voz en el espacio. La voz que nace del libro, de las palabras de los gestos...
   La voz que llena la vida de imágenes, de palabras.
   Escuchar la voz en el espacio, las palabras, los silencios, los sonidos, lo que en el cuento pasa...
   "Porque imaginar es lanzarse a una vida nueva"
Bachelard

 Cada vez que los niños y niñas observaban que había algo en el saco del MAGO LIMÓN se ponían felices y realizábamos todo un ritual para ver qué era lo que nos había traído.

   Se convirtió en un personaje querido e imprescindible en el aula.

¿Qué hay hoy en el saco?

Aquí no hay cuento, hay...

  
   
Todo lo que había en el saco



En esta ocasión había algunas cosas extrañas y ningún cuento: Un pajarito, ramas de diferentes árboles, unas con pinchos, otras con hojas, algunas con frutos... ¿Qué podía significar?
   
¡EL CUENTO DEL PAJARITO HERIDO! ¡Cómo nos gustó!

   Pasados esos tres años y como a mis compañeras les gustó la idea de un personaje que trajera los cuentos especiales a la clase, creamos a LA BRUJA TAPITA que desde entonces trae los cuentos a cada clase de Educación Infantil.
    Durante nueve años más en mi clase TAPITA heredó el saco de "su padre" EL MAGO LIMÓN hasta que ya un poco viejo.. dio lugar a otro, aunque se quedó guardado en el Baúl de recuerdos.




¡Y llegó la BRUJA TAPITA!

lunes, 1 de agosto de 2016

UNA FALLA EN EL COLE COMO SI FUÉRAMOS VALENCIANOS

   En marzo de 1994 estaba en el colegio Cristo de la Esperanza de Marchamalo. Había dado a luz a mi segunda hija en septiembre del año anterior por lo que al llegar al centro decidí cogerme la vacante que había de apoyo para causar el menor daño posible al estar de baja en una tutoría que tendrían que tener dos tutoras diferentes durante ese curso escolar. La tutoría de 2º curso de Educación Infantil la cogió Manuela una compañera venida de tierras valencianas.

   Al comenzar el mes de marzo se puso algo nostálgica y nos contó que en su tierra en todos los colegios durante esas fechas se prepara "la falla del cole" para quemarla en el patio en esas fiestas y dijo: "¿Por qué no hacemos una?".

   En seguida nos ilusionamos con la idea, y pensamos que sería bonito acercar a Manuela a "su Tierra" y acercar "su Tierra" a todos nuestros niños y niñas y a nosotras.

   
Como estábamos metidos de lleno en un proyecto sobre dinosaurios ¿Qué mejor falla podíamos hacer que uno de ellos? Decidimos que un diplodocus estaría bien.

   Todos disfrutamos una barbaridad en la realización de nuestra falla. Realmente lo pasamos bien y quedó muy bonita. El problema fue explicar a los niños que la íbamos a quemar una vez estuvo terminada... ellos no eran valencianos.

 - "Pero, ¿Por qué? ¿No ha quedado bonita? Con todo lo que hemos trabajado..." - Decían

 - " Pues... porque se hace para eso. ¡Es una falla!" - Decía Manuela

   Finalmente Manuela y nosotras les convencimos animándoles a que vieran en la tele con sus familias La Cremá de las Fallas de Valencia y en el cole la quemaríamos después.

 
 Tras el 19 de Marzo todos querían quemar nuestra falla. Hubo que pedir permiso y avisar a los bomberos que estuvieron allí cerca durante todo el proceso pero fue algo que sin duda no olvidaremos y especialmente Manuela a la que le saltaron de emoción las lágrimas en nuestra particular Cremá.