viernes, 30 de septiembre de 2016

MARIONETAS DE LOS DÍAS DE LA SEMANA

   Seguimos con nuestra adaptación al cole. Durante esta semana hemos seguido conociéndonos y sintiéndonos cada vez más a gusto y más integrados en la vida del grupo.

   Nos vamos adaptando a las rutinas y nos sentimos más seguros y confiados.

   Durante esta semana  hemos conocido a cinco marionetas amigas que nos acompañaran durante toda nuestra Educación infantil, formarán parte de nuestra "familia escolar"y a las cuales pronto querremos mucho, muchísimo: LOLA LUNAR, MACARIO, MICAELA, JULIETA Y VICENTE.

   En nuestra clase cada día de la semana se despierta una marioneta diferente, duermen en un cestito todas juntas y cuando se despiertan se ponen en su casita: la casita del día de la semana que les corresponde.


   La idea original vino conmigo del colegio Santos Niños de Alcalá de Henares de donde llegue a este centro. Allí mis compañeros y compañeras de Infantil ya utilizaban algo así.

   Al pensar en qué nombre poner a cada una imaginé que a los niñas y niñas les ayudaría a recordar si el nombre comenzaba como el día de la semana, eso ha funcionado fenomenal y cada una de las marionetas, además, tiene su propia misión y personalidad:


  LOLA LUNAR es la vaquita que se despierte los lunes , es muy curiosa y habladora, quiere saber muchas cosas, quiere que le contemos nuestras historias del fin de semana y le gusta que las contemos en orden, que respetemos los turnos. Le gustan las historias divertidas, la que no lo son tanto y más de uno le confiesa cosas que le preocupan o que le ponen nervioso...


 MACARIO es el pato sabio  ¡Todo lo que sabe! pero siempre quiere saber más... por eso nos anima a aprender cosas nuevas, y nos pregunta por muchas de las que estamos investigando. Macario es, como hemos dicho un pato sabio y nadie es sabio si se cree que lo sabe todo. El más sabio es el que nunca se cansa de aprender.


   


MICAELA es la cerdita aventurera, le encanta viajar, sobre todo con la fantasía y descubrir lugares, historias y aventuras maravillosas. A veces, le gusta que le contemos nuestros sueños, que también son una forma de viajar y le encanta escuchar cuentos.

  



 JULIETA es la rana, y es la poeta del grupo. A Julieta le gusta que las palabras rimen, que suenen bonitas. Le gusta también cuando se les pone música y ritmo o cuando se juega con ellas haciendo trabalenguas. ¡Nos enseña montones de poesías, de canciones, de adivinanzas...!

  


 VICENTE es el dragón valiente. Bueno... valiente, valiente no sabemos si es, pero es muy, muy simpático y gracioso. Con él puede pasar cualquier cosa. Los viernes no hay una misión especial y nos divertimos mucho en la asamblea con él.

   


   Hace tres años adaptamos una canción para cantar a cada marioneta y este año, Sara, "nuestra profe que mejor canta" nos ha prestado su voz para hacer esta peli y poder cantar en casa:




   ¡GRACIAS, SARA!

   Hace poco, en una entrada del blog de la página de "recuerdos de una maestra": CUANDO NOS TRAÍA LOS CUENTOS EL PAPÁ DE TAPITA , una antigua alumna ya graduada en bachillerato...
me preguntaba sobre estas marionetas, bueno en realidad "otras marionetas"...

   Aquí puedes ver lo que fue de ellas, María Bonache. Un fuerte abrazo.


   Los niños se aprenden mucho antes quién se despierta que los días de la semana y lo expresan de diferentes maneras, por ejemplo:

- "Nos vamos a la granja cuando se despierte Micaela"
- "El día de mi cumple es cuando se despierta Vicente"
- ¿A qué cuándo se duerman todas las marionetas y se despierte otra vez Macario es la fiesta del otoño?"

   O por ejemplo, la abuela que desesperada llega a la puerta de la clase y me dice: "No entiendo nada, Mayte, viene enfadado porque trae un plátano para el almuerzo y dice que el día que se despierta un tal Macario no es el día que se trae fruta".

   

 

viernes, 23 de septiembre de 2016

PRIMEROS ACERCAMIENTOS

   Durante los primeros días de la adaptación al cole, los niños y niñas observan,  descubren y exploran el entorno al que han llegado con una actitud curiosa, con más o menos seguridad se van acercando a los iguales y a los adultos, a veces con miedo que se puede manifestar con lloros, con rechazo, con agresividad...

   Algunos se sienten tranquilos pero quieren estar solos, otros reclaman continua atención, a otros hasta se les hace corto y lloran por tenerse que marchar. Hay tantos comportamientos diferentes como niños y niñas en el aula y cada uno igual de importante e igual de respetable. A cada cual hay que ofrecerle lo que necesita y para eso los profesionales debemos estar muy atentos y estructurar el tiempo y el espacio para que se produzca la integración, socialización a la vez que la autonomía personal, de forma placentera positiva y enriquecedora. 

   Hay que transmitir a los niños y las niñas seguridad, afectividad, cordialidad... para que todos y todas terminemos sintiéndonos parte del grupo.

   De momento familias ya hemos comenzado...



















   

lunes, 12 de septiembre de 2016

FIESTA DE CURSO NUEVO

   El pasado 3 de septiembre el profesor Miguel Ángel Santos Guerra escribía un magnífico articulo lleno de optimismo y entusiasmo animando a como habría que vivir el comienzo del curso en los centros educativos y que os invito a leer:


   Tras recomendar su lectura en la primera reunión del claustro y hacer la propuesta de realizar una sencilla fiesta en este sentido, compañeros y compañeras nos pusimos "manos a la obra" contando, como no podría ser de otro modo, con el AMPA de nuestro centro siempre dispuesto a colaborar en todas y cada una de las actividades que se proponen.


   Hoy, día 12 de septiembre, primer día lectivo en nuestra comunidad autónoma de Castilla- La Mancha, los niños y niñas han vivido el comienzo de las clases en un ambiente festivo a la vez que lleno de ilusiones sobre lo que esperamos del nuevo curso y qué vamos a hacer para conseguirlo.

   En las aulas se han cambiado impresiones sobre estos aspectos y  en pequeñas hojas de colores cada uno ha escrito su deseo o compromiso para este nuevo año escolar.

   
   A la hora del recreo nos hemos juntado todos en un mismo patio y tanto los niños y niñas como los profes hemos colocado nuestros deseos en los árboles que se habían preparado para ello. 

   Tras unas sencillas palabras de bienvenida del jefe de estudios hemos tomado 10 gusanitos al son de los nombres de cada uno de los meses: 10 meses, 10 gusanitos y al terminar hemos gritado: ¡Feliz curso 2016-2017! y nos hemos felicitado grandes y pequeños.



   









Ha resultado un acto sencillo, emotivo y divertido.



  Un paseo por el patio ya silencioso cuando los niños y niñas han terminado las clases me ha hecho ver con detenimiento lo que cada uno, con ilusión ha deseado para este curso:


Están los que han añadido imágenes a su deseo.
El deseo de alguien que hoy ha visto "algo"
diferente en el cole que le ha ilusionado  ;)
Hay quien ha aprovechado para manifestar deseos más allá
de lo académico... y sin duda importantes.



Ese pensamiento que se ha ido hacia alguien querido y que la vida
ha arrebatado demasiado pronto...

El deseo de alguien generoso que lo pide para TODOS.
El deseo de alguien que busca la paz.

El deseo del que ha comprendido muy bien el objetivo de
la educación.


El de alguien que inseguro, pero piensa que "puede intentarlo".

   Y tantos y tantos deseos... tantos como los que formamos nuestra comunidad educativa.

   ¡GRACIAS A TODOS Y TODAS POR ESTE COMIENZO TAN ESPECIAL!

   Quiero en esta ocasión dar muy especialmente las gracias a mi compañera Esther por creer al segundo de contárselo que esto era bonito, que esto era posible y contagiarse y contagiar entusiasmo.


domingo, 4 de septiembre de 2016

ACOGIENDO A LOS NIÑOS Y NIÑAS QUE EMPIEZAN EDUCACIÓN INFANTIL

   Niños y niñas que en este año cumplen o han cumplido tres años se enfrentan este septiembre al comienzo de su escolarización, yo pronto conoceré a un grupo, mi grupo.

 
 La actitud intensa y llena de interrogantes por parte de todos, familias, niños y niñas, gradualmente se convertirá en una situación normalizada, siempre que pase el tiempo indicado para que todos y cada uno vivan la experiencia del acogimiento y del estímulo para progresar y adaptarse. 

   Esto sólo puede ocurrir desde el profundo respeto a los procesos madurativos y a cómo cada individuo desarrolla este proceso de adaptación. Cada niño y niña es diferente y sus necesidades también son diferentes. Las realidades, las expectativas y las necesidades de cada familia son diferentes.. La adaptación de cada niño es única y singular y por esta razón no podemos plantearnos este periodo como algo único y acabado que ya hemos realizado en otras ocasiones Cada vez que nos enfrentamos a un nuevo grupo y a su "periodo de adaptación" este será "otro", será un tiempo nuevo para aprender .

 
 Para poder ajustar con acierto nuestra intervención debemos observar muy bien a esos niños y niñas que llegan a nuestro espacio, nuevo y desconocido para ellos, que les puede crear inseguridad, intranquilidad, nerviosismo. Debemos estar atentos a cada gesto, expresión o palabra que nos pueda dar pistas de como actuar en cada caso y darles el tiempo y el clima para que sean ellos mismos y confíen en nosotras. El periodo de adaptación es una fase más en el proceso  que ayuda al niño a conocerse a sí mismo, a crecer y enriquecerse con las experiencias que ese momento concreto de la vida le ofrece. y no debe verse como una traba, como un obstáculo a superar.

   La paciencia en este periodo de tiempo es fundamental por parte de todos: habrá niños que necesiten medio curso para encontrarse realmente seguros y confiados, habrá quien en seguida establezca vínculos afectivos con adultos o con otros niños, habrá quien en los primeros días venga feliz y le venga más adelante la ansiedad y los llantos, habrá quien no quiera separarse de "sus cosas", habrá quién se muestre agresivo ante el temor a lo desconocido, habrá quien se encuentre más o menos tranquilo y confiado en el aula pero se sienta desorientado y perdido en el patio, habrá... ¡Tantas maneras diferentes!

   Para facilitar la incorporación durante los primeros días el Equipo de Educación Infantil programamos LA ENTRADA ESCALONADA en la que los niños y niñas acuden al centro en pequeños grupos, en horarios reducidos, esto nos permite a las tutoras conocer mejor a los alumnos e identificar mejor sus necesidades y a los niños incorporarse, podríamos decir, de una forma menos traumática. El objetivo es:  que se queden con ganas de más, de regresar al día siguiente...

   Son pocos días y aunque somos conscientes que esto en algunas familias crea algunos problemas de organización de horarios, la experiencia nos dice que termina siempre siendo positivo para todos.

   Las familias pueden ayudar mucho en este proceso:

- Comenzar en casa: adaptando unos días antes las rutinas de sueños y comidas. Si el niño viene con sueño al cole difícilmente se puede sentir a gusto.

- Manifestar optimismo: Transmitiendo ilusión y no temores. Evitando frases como: "Cuando vayas al cole, ya verás te van a poner las pilas..." " A ver si te crees que eso te lo van a consentir en el cole"...
Cambiemos estas por: "¡Qué suerte, qué feliz vas a ser en el cole! ¡Cómo te lo vas a pasar!"...

- Intercambiar con la maestra cada día impresiones sobre aspectos y situaciones relevantes en la adaptación. respetando siempre que no debe hacerse en las entradas que son un momento en el que la tutora tenemos otras prioridades y no podemos atender bien a las familias. La hora de salida y recogida de los alumnos, cuando cada uno está ya con su familia es un momento perfecto.

- Ser puntuales: Es muy importante que todos los niños y niñas lleguen puntuales porque hay que evitar en lo posible cualquier situación que distorsione el buen fluir del grupo. y a la hora de las salidas en los primeros días crea mucha inseguridad en el niño observar que están "otros papás" y no los suyos.

- No dramatizar las despedidas: Hay que despedirse de forma natural, sin mentiras  o sin desaparecer cuando el niño está distraído. Cuanto más naturales sean las familias en este aspecto antes interiorizará el niño lo que supone el tiempo de la jornada escolar.

- No olvidar que el niño o la niña necesita ropa cómoda, que le haga sentirse autónomo para lavarse las manos, ir al baño, quitarse la zapatilla si le entra arena. Si se encuentra inseguro y no se comunica con la tutora y ante una necesidad debe pedirle ayuda, ¿Cómo crees que se puede sentir? ¡Cuántos niños y niñas que controlan esfínteres perfectamente cuando llegan al cole se hacen pis encima por este motivo!

   Y sobre todo familias: CONFIAR, confiar en que en el colegio se le cuidará, se le querrá y se le tratará con amor y respeto.