miércoles, 10 de enero de 2018

LEOTOLDA, UN CUENTO SOBRE AMISTAD Y DIVERSIDAD

El regreso de la las vacaciones de Navidad y el comienzo del año nuevo y el nuevo trimestre nos ha traído de la mano de nuestra brujita Tapita, bueno, más bien metido en su saco mágico, un cuento que nos ha hecho soñar en lugares increíbles e imaginar personajes... 


    Leotolda es una historia de Olga de Dios que además de escribir cuentos los ilustra de manera sorprendente. En esta ocasión sólo ha utilizado tres colores para hacerlo y todas las combinaciones posibles que salen de ellos: verde, amarillo y rosa y con ellos surgen personajes y lugares extraordinarios.




   Tuto, Catalina y Kasper son tres amiguetes y han decidido ir a jugar a casa de Leotolda, pero Leotolda no está. Los tres no se desaniman y entran en la casa de Leotolda para buscarla, miran dentro de su armario y aparece un entero jardín de dinosaurios y les preguntan si han visto a Leotolda.
  

   Desde allí empieza todo un viaje a través de un mundo fantástico donde buscar a Leotolda. Juntos recorren lugares preguntando por ella a la vez que la van describiendo a quienes se encuentran para que les ayuden a buscarla:




Leotoloda es GRANDE,

Leotolda es redonda,

Leotolda siempre se está riendo,

Leotolda canta fatal,

Leotolda siempre dice lo que piensa,

Leotolda es ¡DE MUCHOS COLORES!

 Finalmente Leotolda no aparece, y a Tuto, Catalina y Kasper   se les ocurre una idea genial: 

¿Por qué no pintamos nosotros a LEOTOLDA?

   La diversidad con respecto a lo que imaginamos encontrarnos es lo que marca cada uno de los personajes que hacen este cuento: los dinosaurios considerados siempre temibles son de lo más amables, las sirenas son hombres, las ovejas -que se consideran siempre como el típico grupo uniformado- son todas distintas.

   Y la diversidad es uno de los mensajes siempre presente en los cuentos de Olga de Dios y aquí va de la mano con la creatividad que representa una de las maneras de expresión de esa diversidad que todos tenemos con respecto a los demás. 



   Cada uno con su historia, cada uno con su cuento, con su realidad tan especial, imposible de juzgar y maravillosa de vivir. 

   Así el personaje de Leotolda no podía tener una sola cara, sino una por cada uno de los niños y niñas que escuchan este cuento y que con su imaginación crean su propia Leotolda.

Un cuento para fomentar la amistad, la autoestima, la aceptación de la diversidad como algo extremadamente sano y enriquecedor.

(Fuente: Literatura infantil respetuosa)

   Y estas son algunas de nuestras LEOTOLDAS:



   

No hay comentarios:

Publicar un comentario